Ana Botella y la importancia del inglés

O la importancia de no hacer el ridículo cuando tu nivel de inglés no es el adecuado y te encuentras, como cargo público, representando a tu ciudad, y por extensión a tu país.

Pero os engañéis, los que lean esta breve reflexión no encontrarán la típica mofa y befa a la intervención de la Sra. Botella. Para eso podéis recurrir a los varios miles de artículos que ya se habrán escrito, a las docenas de páginas, grupos y comunidades que han surgido en Facebook a o a los hashtag deTwitter donde podremos descargar nuestra indignación e intentar que nuestro ingenioso comentario tenga su minuto de gloria y se convierta en trending topic.

Sinceramente, a veces pienso que si pusiéramos tanto empeño en aprovechar nuestra jornada laboral o académica como en destripar al político o famosete de turno, otro gallo nos cantaría. Pero bueno, por el camino nos divertimos un rato, que eso de poder lanzarnos a la yugular de alguien siempre alegra un duro día de trabajo. No, del fiasco que supuso el fallido speech en inglés de la alcaldesa de Madrid defendiendo en Buenos Aires la candidatura de Madrid 2020 se puede extraer alguna que otra enseñanza más allá del cachondeo.

La primera es comprobar cómo a cualquier oferta de empleo que se precie piden unos conocimiento de inglés “nivel leyenda” como dicen ahora. Hablado, escrito, leido y hasta si nos descuidamos en lenguaje de signos. Llega un momento que no sabes si se trata de una forma de quitarse candidatos de encima o si, por el contrario, es una necesidad real de unas empresas obligadas a adaptarse a un mundo cada vez más globalizado. Trabajadores y  parados nos vemos agobiados día tras día por la necesidad de mejorar nuestro, en muchos casos, paupérrimo inglés. Es una especie de losa que nos cierra gran número de oportunidades laborales.

Mientras tanto, nuestros supuestos representantes, aquellos que deberían ser un modelo de conducta y ejemplos a seguir en el ámbito académico y profesional no paran de avergonzarnos día sí y día también. Y no digo elegidos en las urnas porque que yo sepa ningún madrileño votó a la Sra. Botella, del mismo modo que ningún andaluz ha votado a Dª Susana Díaz, esa política de profesión que tardó nada menos que diez años en finalizar sus estudios de Derecho. Lo más sangrante es que muchos se jactan de sus carencias en nuestras propias narices, como aquel representante de IU que, a vueltas con la reforma educativa,  se enorgullecía de haber aprobado la selectividad con un cinco raspadito.

No sé si el inglés castizo de la Sra. Botella es un fiel reflejo del bajo nivel de inglés de la sociedad española. Dejando a un lado a las figuras públicas, creo que sí. Nuestros conocimientos de inglés siguen siendo subterráneos, y nuestra capacidad de desenvolvernos con fluidez en el idioma de Shakespeare bastante limitada. Ya somos conscientes de la imperiosa necesidad aprender este idioma, pero no sabemos bien cómo. Costará mucho esfuerzo y alguna que otra generación convertir nuestro modelo educativo en bilingüe. Con el permiso, claro está, de los políticos de turno. Estos perecen más empeñados en cambiar cada dos por tres el sistema educativo que en construir una educación coherente, eficaz y sostenible en el tiempo.

Por cierto, ¿dónde estaban los cientos de asesores de los que suele rodearse la alcaldesa de Madrid? ¿Ninguno fue capaz de “asesorar” a la Sra. Botella? Para lo que cobran, y no saber exactamente a qué se dedican, podrían haber hecho un pequeño esfuerzo.

Eso es todo por ahora amig@s. Nos vemos en el camino…

Francisco Arellano

Anuncios

Acerca de tuavancecultural

Dice un viejo proverbio hindú que “un gramo de práctica vale más que cien de teoría” Mi formación académica como bibliotecario y documentalista me ha permitido desarrollar mi carrera profesional en múltiples sectores como, cultura, internet y finanzas, adaptando continuamente mis capacitaciones y conocimientos adquiridos a cada uno de los distintos puestos desempeñados. Mi paso en 2011 por el grupo de comunicación Edicosma me permitió "reengancharme" a las nuevas tecnologías, sector en el que estuve implicado desde 1999 hasta 2001 cuando viví en primera persona la eclosión de internet y la burbuja de las punto.com. En la actualidad, estoy embarcado en tres apasionantes proyectos: En octubre de 2012 me embarqué en Avance cultural, una plataforma que nace con la intención de promocionar la cultura y hacerla cada vez más accesible a todos los bolsillos: conciertos, cine, teatro, exposiciones, bibliotecas digitales y mucho más tiene cabida en Cultura a tu alcance. Diarios de meditación y vida. Mi último (por el momento) proyecto personal iniciado junto a mi amigo e instructor de Yoga, Carlos Moreno. Un espacio donde intentaremos conocernos un poco mejor a nosotros mismos y aprenderemos a afrontar los pequeños retos que nos encontramos en nuestro vertiginoso modo de vida. Yoga, meditación, budismo, zen,etc. Además os descubro mi faceta como masajista de shiatsu.
Esta entrada fue publicada en Opinión, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ana Botella y la importancia del inglés

  1. Pingback: La imagen proyectada por la marca España en la candidatura olímpica de Madrid 2020 | El Blog de Sixto Villalba: MKT Digital y Redes Sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s