EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS. Joseph Conrad

“El horror”. Una simple frase, dos palabras que condensan lo más oscuro de la condición humana y que ya forman parte de la historia de la literatura y el cine.

Joseph Conrad. Foto: feedbooks

No hablamos sino de “El corazón de las tinieblas” la pequeña gran obra del marino y escritor polaco-británico Joseph Conrad y que sirvió a Francis Ford Coppola para filmar la, a mi entender, mejor película bélica de todos los tiempos, Apocalypse Now.

AVENTURAS Y REFLEXIÓN MORAL

Escrita entre 1898 y 1899, Conrad nos introduce en la historia utilizando la técnica de la narración dentro de la narración, lo que le permite mantenerse al margen de los acontecimientos que nos relata. “El corazón de las tinieblas” narra el viaje que el capitán Marlow realiza a través del río Congo para encontrar a Kurtz, un agente comercial perdido en lo más profundo de la jungla. No es, sin embargo una simple novela de aventuras. Ya veremos que en las obras de Conrad nos aportan mucho más que un entretenido tiempo de lectura. La crónica del viaje del capitán Marlow, que en gran medida es autobiográfico, es una reflexión moral sobre la soledad humana, sobre la lucha del hombre occidental contra las fuerzas de la naturaleza. Es una crítica a los excesos cometidos por los europeos en la colonización del continente africano. A través de los ojos de Marlow, van desfilando ante nosotros una serie de personajes absurdos y crueles que no entienden el mundo que intentan civilizar y que se dejan arrastrar por sus más bajas pasiones.

Conforme Marlow remonta el río Congo y se adentra más y más en la selva, Conrad consigue crear una atmósfera de oscuridad que va in crescendo hasta el ansiado encuentro entre Marlow y Kurtz. “Un voz, él era poco más que una voz”. Kurtz, un hombre sin control y que se ha dejado arrastrar por lo más primitivo de la naturaleza. ¿Cómo será el encuentro entre estos dos hombres, el encuentro entre razón y locura?

Y LLEGÓ APOCALYPSE NOW…

Qué mejor forma que adaptar el relato de Conrad que insertándolo en la hostil selva vietnamita que acompaña el curso del río Mekong. De la colonización pasamos a la cruenta guerra de Vietnam que durante diez años desangró a los Estados Unidos. Sin embargo, aunque parezca lo contrario, las semejanzas y coincidencias entre la novela y la película son más que evidentes. Francis Ford Coppola consiguió captar de manera magistral la esencia de “El Corazón de las tinieblas” y trasladarla a la gran pantalla.

“Quería una misión y por mis pecados me la concedieron” Así comienza el viaje del capitán Willard, el alter ego de Marlow, un soldado profesional, un asesino al que encargan la misión de encontrar y matar al coronel Kurtz, un ex boina verde que ha creado un ejército personal de indígenas que le adoran como a un dios y que, según los superiores de Willard, ha traspasado los límites aceptables del comportamiento humano en una guerra. Pero, ¿cuáles son esos límites aceptables? ¿Existe algún límite aceptable en un conflicto bélico?

Esa es la pregunta que subyace a lo largo de la película. ¿son acaso mejores aquellos que han juzgado y sentenciado a muerte a Kurtz? ¿No son ellos también responsables de las atrocidades y matanzas del ejército norteamericano? Al igual que Marlow, Willard inicia un viaje tanto interior como a través de la crueldad y el sinsentido que le rodea. Si Marlow asiste perplejo a cómo un barco de guerra francés bombardea la desierta costa africana, Willard se ve envuelto en la destrucción de un poblado vietnamita con la única finalidad de hacer surf.

Del mismo que los colonos europeos de finales del siglo XIX  no comprendieron la fuerza de la naturaleza y acabaron perdiendo la rzón en ella,  los soldados americanos se encuentran en un entorno hostil y con una población cuyas costumbres les son completamente ajenas y que les odiaba profundamente. Los fútiles intentos por transplantar el modo de vida occidental a la selva de Vietnam quedan reflejados en la escena del espectáculo de las chicas Playbloy. La pérdida progresiva de todo atisbo de disciplina y moralidad en el ejército acompañan a Willard en todo su viaje mientras él intenta mantener un mínimo grado de coherencia pese a que conforme lee sobre Kurtz y escucha grabaciones con su voz le asaltan las dudas. No sabe si se va a encontrar con un loco o con un genio. No sabe si será capaz de acabar con él.

En definitiva, libro y adaptación cinematográfica que se completementan a las mil maravillas y que nos invitan en cada página y en cada fotograma a reflexionar sobre la psicología del ser humano.

Si estáis interesados en leer “El corazón de las tinieblas”, desde JustfreeBooks  podéis descargaros el libro  en el formato que más os interese.

La semana que viene analizaremos el éxito y el fracaso a través de otra de las grandes novelas de Joseph Conrad, “Lord Jim”.

Un saludo a todos y ya sabéis, tened cuidado ahí fuera,

Francisco Arellano

Anuncios

Acerca de tuavancecultural

Dice un viejo proverbio hindú que “un gramo de práctica vale más que cien de teoría” Mi formación académica como bibliotecario y documentalista me ha permitido desarrollar mi carrera profesional en múltiples sectores como, cultura, internet y finanzas, adaptando continuamente mis capacitaciones y conocimientos adquiridos a cada uno de los distintos puestos desempeñados. Mi paso en 2011 por el grupo de comunicación Edicosma me permitió "reengancharme" a las nuevas tecnologías, sector en el que estuve implicado desde 1999 hasta 2001 cuando viví en primera persona la eclosión de internet y la burbuja de las punto.com. En la actualidad, estoy embarcado en tres apasionantes proyectos: En octubre de 2012 me embarqué en Avance cultural, una plataforma que nace con la intención de promocionar la cultura y hacerla cada vez más accesible a todos los bolsillos: conciertos, cine, teatro, exposiciones, bibliotecas digitales y mucho más tiene cabida en Cultura a tu alcance. Diarios de meditación y vida. Mi último (por el momento) proyecto personal iniciado junto a mi amigo e instructor de Yoga, Carlos Moreno. Un espacio donde intentaremos conocernos un poco mejor a nosotros mismos y aprenderemos a afrontar los pequeños retos que nos encontramos en nuestro vertiginoso modo de vida. Yoga, meditación, budismo, zen,etc. Además os descubro mi faceta como masajista de shiatsu.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s